Procesión del Resucitado en la Plaza de España
Semana Santa Lorca Ayuntamiento de Lorca

Estás aquí: Inicio Semana Santa Lorca Noticias de Semana Santa Lorca Procesión del Resucitado en la Plaza de España

Semana Santa Lorca 2011
Semana Santa Lorca

Procesión del Resucitado en la Plaza de España

24.04.11 - DOMINGO MUNUERA

El historiador lorquino Domingo Munuera Rico aporta nuevos datos sobre la Semana Santa y sus procesiones tras la Guerra Civil

Procesión del Resucitado en la Plaza de España

La imagen de Jesús Resucitado en la procesión que se celebró en el año 1939. ::

<< 12    >>
 

Dábamos por indiscutible el 29 de marzo de 1939 como el día en que las tropas de la IV División de Navarra, al mando de general Camilo Alonso Vega, entraron en Lorca. Con esa fecha se titulaba nuestra alameda principal, figurando en el callejero lorquino como 'Alameda de la Victoria'. Según la profesora Nicolás Marín, Murcia sería la última capital de provincia en ser «liberada de las hordas rojas» -expresión acuñada en la mayoría de los textos de la época- el 29 de marzo. Tres días después, el 1 de abril, las tropas entraban en esa ciudad. Tras un desfile triunfal de los soldados 'tradicionalistas', el general discurseó desde el balcón central de Ayuntamiento murciano «queriendo» mostrar al Ejército Nacional como el modelo a imitar por los ciudadanos, sobre todo al coincidir con los «designios divinos: la espada del Caudillo había labrado la victoria sobre el ateísmo».

En un manuscrito de Espín Rael, testigo del momento, se describe que «el 2 de abril, Domingo de Ramos, llegó de Murcia el tren con el Regimiento de Infantería de la IV División de Navarra (…), desfilando a las seis de la tarde hasta la Plaza Mayor, donde habló desde el balcón central el alcalde Sr. Sala Just (era alcalde de la comisión gestora, junto a Gregorio Gimeno Castellar, Juan Montserrat Martínez, Juan Montoya Lillo, Luis Alberola Foulquié y Diego Pallarés Cachá) y un hermano del convento de las Huertas (según nuestras averiguaciones era el vasco, fray Ignacio Crespo). Siendo la última población de España que han ocupado los ejércitos vencedores, aunque desde el 29 por la mañana se declaró por el triunfador y huyeron las autoridades y mandos rojos».

No hace mención a ningún otro suceso en los restantes días de la semana, aunque es sobradamente conocido que hubo «una procesión silenciosa» de cientos de lorquinos de la ciudad y sus diputaciones hasta el coso de Sutullena, que sirvió como depósito carcelario. Sigue diciendo Espín que el «Domingo de Pascua, 9 de Abril, salió a las 9 de su mañana de San Francisco la procesión del Resucitado, con esta única imagen salvada, hasta la Plaza Mayor, donde se celebró misa de campaña; continuó luego la procesión, bajando por la Corredera, desde la Puerta de la Palma, a la iglesia donde salió. Este de San Francisco es el único templo en que se ha podido restablecer el culto, por haber padecido (menos destrucción) a causa de haberla dedicado a comedor de pordioseros y refugiados».

La historia de cómo se llegó a salvar esta imagen, despojada de anécdotas, y cómo 'el palero', como se le conocía popularmente, estuvo en las dependencias de las Casas Consistoriales durante la guerra incivil y fratricida, está ya bien historiada; así, el 5 de marzo de 2000, al cumplirse el segundo centenario de su realización, la efigie de Jesús Resucitado, muy querida por todos los lorquinos, fue simbólicamente nombrada Alcalde honorario y se le hizo entrega del bastón de mando de la Ciudad.

La espléndida talla, obra de Roque López (1747-1811) -en este año se cumple el bicentenario de su fallecimiento-, tuvo desde 1940 capilla propia en San Patricio, pues la iglesia mayor de Santa María que hasta entonces la albergaba quedó destruida y abandonada tras el periodo bélico. En este último año se reorganizó la antigua Archicofradía de Jesús Resucitado, que tuvo como primer presidente, hasta su muerte, a José Quiñonero Delgado, al que le dediqué en su día mí particular obituario.

El 23 de marzo de 1940 se organizó un solemne novenario en San Patricio, encargándose de los sermones el provincial de los capuchinos de Valencia, fray Estanislao de Guadasuar, celebrándose la procesión el día 24, Domingo de Resurrección, a las 9,30 de la mañana. El programa oficial hacía constar que el «último día de la novena, a las 9, misa de comunión obligatoria para los archicofrades, la cual se aplicará por los Caídos y fallecidos de esta archicofradía, y por la tarde terminarán los cultos con una solemne minerva».

Según algunos testigos, en la procesión llegaron a salir «ángeles y la infantería romana» que formaban parte de los desfiles bíblico-pasionales; lo que también se hizo ese año para la procesión del Corpus. (En la sesión de Pleno de 17 de mayo, consta: «Hace uso de palabra el Sr. Montoya y solicita de la Corporación que, como tradicionalmente se hacía, sea restablecida la Gloria en la noche anterior al día del Corpus; que sea entronizado en esta Casa el Sagrado Corazón de Jesús, y cuando la Corporación lo instaure, conviene se celebre una Misa en la capilla instalada en la Sala Capitular en memoria de los asesinados en esta población por las hordas rojas»).

Aunque se desconoce la fecha de este tipo de procesión, en las farsas y coloquios del siglo XVI que recogió Leo Rouanat figura un 'Auto de la Resurrección de Nuestro Señor' que nos muestra en su primera escena el encuentro de Jesús con María: «Sabed, soberana madre,/que en la hora en espiré/a los infiernos bajé,/tan glorioso como el Padre,/y sus puertas quebranté./Aquél infernal dragón/que mis santos poseía,/su tirana señoría,/derribé y puse en prisión/perpetua, do nunca ay día».

Con lo que nos encontramos con otro elemento básico de esta procesión: el encadenamiento del demonio, unido al encuentro de Jesús Glorioso y María, utilizando los antiguos apócrifos, en especial el evangelio de San Nicodemo. De él procede, al menos en parte, el parlamento de ese auto castellano. Sobre el Encuentro, éste se hacía con extrema simplificación: el descubrimiento del manto blanco al despojarlo del negro. La literatura popular nos ilustra sobre esta procesión: «Por allí viene Jesús; por aquí viene su Madre./Hagan anchura, señores, que vienen a visitarse./Quítele usted ese manto a la señora María/ y también a las doncellas que van en su compañía./Quítela usted este luto, que este luto es muy pesado;/quítela usted este luto, que su Hijo ha resucitado./Ya repican las campanas, ya sale la procesión/ y también la cruz de plata y en medio Nuestro Señor».

En octubre de 1939, se celebra un solemne novenario-misión en la parroquia del Carmen, bajo la animación del cura 'pilongo', don Antonio Llamas Molina, y el 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, se organiza una procesión al Calvario trasladándose el Divino Nazareno donde se procederá a reponer la Bendita Cruz. (Esta escultura Cristo con la cruz a cuestas, imagen de vestir realizada por Roque López en 1787, también se salvó de la destrucción de los días 14 y 15 de agosto de 1936; estuvo bajo la custodia de la familia de José María Zarauz Carrasco; no salía en procesión penitencial, salvo en el año 1919, que según Escobar Barberán, lo hizo en el cortejo del Paso Blanco, sustituyendo al titular, que se negó prestar la familia Terrer).

Espín Rael, en sus apuntes citados, anota que «se colocó en el peñón del Calvario una cruz de hierro de cinco metros de alto en sustitución de la que los rojos quitaron en 1936, colocada el 8 de julio de 1883 a consta del comerciante José Zamora Salas. Esta ha sido costeada por limosnas de un real en adelante». El Ayuntamiento, en su sesión de 25 de octubre de 1939 (era entonces alcalde José Martínez Salas, nombrando en la sesión de 22 septiembre en sustitución de Antonio Campoy, que lo había sido desde el 21 de abril) aprobó una propuesta del «cura párroco de Ntra. Sra. del Carmen, don Antonio Llamas Molina, invitando a la corporación para presidir la procesión que se ha de celebrar el próximo día 1 de noviembre, subiendo la imagen de Jesús Nazareno y levantando en el Calvario la Cruz, que fue abatida y arrastrada durante el periodo rojo».

La antigua cofradía del Smo. Cristo del Socorro, vuelve a reanimarse, siendo los firmantes de la convocatoria, dirigida «Al pueblo católico de Lorca», Carlos F. de Capel, Ángel Martínez Munuera. Joaquín Gimeno Castellar, Vicente González López, Francisco Méndez García Hipólito, Antonio Lidón, Jesús Lumeras, Antonio Fernández Cerdán y José Quiñonero Delgado, que será su presidente durante cuarenta años, hasta su muerte el 3 de mayo de 1978 (fecha en la que, curiosa coincidencia, se conmemora la festividad de la Invención de la Santa Cruz).

Este año de 2011 en el que nos encontramos pasará a la historia al ser aprobada la declaración del Calvario lorquino como Bien de Interés Cultural e inmaterial el rezo de los tradicionales 'pasos' y los complementos para la celebración de la procesión penitencial de la mañana del Viernes Santo, que organiza la Cofradía del Cristo del Perdón, Paso Morado. Este es el nombre que la antigua Hermandad del Socorro adoptó en 1943, al carecer de una escultura del Cristo del Socorro, que tenía culto en una capilla particular en el lateral de la rectoría de San José, y también haber desaparecido el 'Cristo de la Caída', de la ermita de Nuestra Señora de Gracia o Siervas de María, que era la imagen que hasta 1936, e ininterrumpidamente desde el siglo XVIII, sacaban los morados en sus procesiones.

 
Inicio Semana Santa Lorca Noticias de Semana Santa Lorca Procesión del Resucitado en la Plaza de España


Fotos de la Semana Santa de Lorca

Último vídeo de la Semana Santa de Lorca


Cartel de la Semana Santa Lorca 2014



 



© LA VERDAD MULTIMEDIA, S.A.

Registro Mercantil de Murcia, Tomo 2.626, Libro 0, Folio 24, Hoja nº MU866, Inscripción 45. C.I.F.: A78865433.
Domicilio social en Camino Viejo de Monteagudo s/n. 30160. Murcia. Correo electrónico de contacto internet@laverdad.es.
Copyright © La Verdad Multimedia, S.A. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio La Verdad, y,
en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

Contactar | Publicidad | Mapa web | Aviso Legal | Política de privacidad | Política de Cookies